La puesta a punto de la piscina

fluidra2-003331

Se recomienda realizar la puesta a punto de la piscina a principios de primavera, de esa forma, dispondremos de tiempo suficiente para resolver los pequeños problemas que puedan surgir.

Si has aplicado en tu piscina un tratamiento durante el invierno, poner a punto tu piscina nuevamente, será muy sencillo:

1. Si dispones de cubierta, lo primero será retirarla, limpiarla bien y dejarla secar al aire libre. Es recomendable seguir utilizando la cubierta hasta el inicio de la temporada de baño, para evitar que el agua se ensucie en exceso y como elemento de seguridad.

2. El siguiente paso sería limpiar los filtros con un producto químico. Si la arena del filtro tienes más de 3 años, sería recomendable cambiarla antes de comenzar la temporada .

3. Se debe verificar el estado de los diferentes elementos empotrados en el vaso de la piscina. Atender al estado de los skimmers, limpiar los cestos, el canal rebosadero y la rejilla con agua a presión. En el caso de disponer de iluminación subacuática, comprobar el funcionamiento y estado de los proyectores así como el de las cajas de conexiones.

Para la limpieza de las superficies del vaso de la piscina, hay que utilizar elementos que no sean agresivos como esponjas, cepillos y otros materiales específicos para estos trabajos. Además, existen productos químicos como los desincrustantes de superficie adecuados para esta función.

4. Para la limpieza del fondo de la piscina, se recomienda utilizar un limpiafondos. Es necesaria la presencia de una cantidad mínima de agua de unos 40 cms.

5. Revisa el estado de palancas, trampolines y escaleras y procede a su acondicionamiento con productos específicos para su limpieza y abrillantado.

6. Por último, aunque el proceso de invernaje haya sido correcto, es necesario reacondicionar el agua para la nueva temporada. Durante el llenado o rellenado de la piscina, se recomienda dosificar dicloro granulado o tabletas de cloro rápido para evitar que el agua se degrade y una vez llena, realizar un tratamiento de choque para eliminar todos los gérmenes  y contaminantes del agua, mediante una dosificación de desinfectante.